Bookmark and Share    
 
Weighing The Evidence - Which day is the Bible Sabbath?
Pesando la Evidencia
Weighing The Evidence - Which day is the Bible Sabbath?Por David Boatwright y Doug Batchelor

Un hecho sorprendente: ¡Una hora de la privación del sueño aumenta el número de accidentes en la carretera un ocho por ciento y una hora extra de sueño que los reduce en ocho por ciento! Es cierto. Ocurre dos veces al año durante los ajustes de horario de verano. Su eficiencia de conducción después de haber estado despierto durante 18 horas es casi lo mismo que conducir después de beber dos bebidas alcohólicas. Cuando haya estado despierto durante 24 horas, ¡la eficiencia de su conducción se deteriora hasta el equivalente de la conducción bajo la influencia de cuatro a seis tragos! El rendimiento óptimo viene con nueve horas de sueño cada noche.

Las Escrituras también enseñan que el descanso físico y espiritual es tan esencial para la felicidad del hombre que Dios hizi a un lado un día santo para tal fin durante la Creación y luego ordenó a la raza humana para lo "recordaran" (Éxodo 20:8-11).

La verdad del Sábado ha sido objeto de un ataque especial en los últimos años porque el diablo sabe que todas las relaciones amorosas se nutren en el entorno de tiempo de calidad. El Sábado fue diseñado por Dios para ser un tiempo de calidad suprema con nuestro Redentor y Creador. Al cambiar y abolir este tiempo sagrado, el diablo ha tratado de erosionar la relación del hombre con su Salvador.

Hoy en día hay muchos debates intensos sobre cuál día es el Sábado de la Biblia y si realmente importa todavía.

Hay sólo dos días de la semana que parecen tener ninguna pretensión moderna de ser el día de reposo cristiano: el séptimo día, llamado comúnmente Sábado, y el primer día, el domingo. En la Biblia todos los días de la semana fueron nombrados. El nombre central era el día de reposo (Sábado), que significa "descanso". Luego vino el primer día después del Sábado, el segundo día después del Sábado, y así sucesivamente hasta el sexto día que fue llamado el día de preparación (Marcos 15:42; Lucas 23:54). Cada día fue nombrado en relación con el Sábado.

Una base sólida
La creación del séptimo día como el Sábado es una bendición de los hechos más firmemente establecida en el relato de la Creación. Dios dijo enfáticamente el "día séptimo" tres veces en los tres primeros versículos de Génesis 2: "Así los cielos y la tierra fueron acabados, y todo el ejército de ellos. Y el séptimo día Dios concluyó la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó, porque en él había descansado de toda la obra que Dios ha creado y hecho "(énfasis añadido).

El pueblo de Dios siempre observó el Sábado a partir de la puesta del sol del día de preparación (viernes) hasta el atardecer del día de reposo (Sábado por la noche). Levítico 23:32. El concepto de inicio y finalización del día a la medianoche se presentó en los tiempos modernos con el desarrollo de relojes de precisión. El relato bíblico de las mujeres que estaban preparando las especias para el entierro de Cristo dice que cesaron sus preparativos el viernes a la puesta del sol "y descansó el Sábado, conforme al mandamiento." Lucas 23:56.

El mandamiento que se hace referencia aquí es el cuarto de los Diez Mandamientos. Declara en parte, "Seis días trabajarás harás, y harás toda tu obra: mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios: en tú no hacer ningún trabajo" (Éxodo 20:9, 10). Tenga en cuenta que el día se llama "el día de reposo del Señor tu Dios" y no "el día de reposo de los judíos", como algunos afirman.

Jesús mismo dijo a los líderes religiosos que Él era "Señor aun del Sábado" (Marcos 2:28). Debido a que Jesús hizo todo el trabajo de la creación (Juan 1:3), fue Él quien bendijo el séptimo día y descansó con Adán ese primer Sábado en el Edén.

De hecho, Jesús dio la visión de la revelación al apóstol Juan en Sábado cuando él estaba prisionero en la isla solitaria de Patmos. Juan simplemente lo describió como haber sucedido "en el día del Señor" (Apocalipsis 1:10). Pero, ¿qué día es el día del Señor? En Isaías 58:13, Dios se refiere al Sábado como "mi día santo." ¡Nunca, ni una sola vez en la Biblia es el primer día llamado día del Señor!

Así que... ¿Qué pasa con el domingo?
Pero, ¿qué afirmación bíblica tiene el primer día de la semana para ser llamado el día de reposo? La historia registra que los cristianos en general no observan el domingo como día de descanso o de culto, hasta casi 300 años después de Cristo. Ciertamente ninguno de los apóstoles jamás observada el primer día como día de adoración en lugar del Sábado.

Algunos tratan de usar Hechos 20:7 "Y el primer día de la semana, cuando los discípulos se reunieron para partir el pan", como evidencia de que los discípulos estaban teniendo un servicio de comunión en el primer día, de esta modo designándolo como el nuevo día de adoración. Pero el Nuevo Testamento registra que los discípulos partían el pan de casa en casa "cada día" (Hechos 2:46).

Aunque los discípulos habían celebrado un servicio de comunión en el primer día de la semana, eso no sería prueba que fue designado un nuevo día de reposo. La cena del Señor fue instituida por primera vez en una noche de jueves.

Otros citan 1 Corintios 16:2 como un argumento contra el séptimo día Sábado. “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas." En lugar de la prueba de que el domingo se mantuvo como el nuevo Sábado, este texto en realidad demuestra lo contrario. Pablo instruye a los corintios para guardar fondos en su casa el primer día para que no tuvieran que colectarse durante la adoración corporativa en el Sábado.

El registro bíblico es claro en cuanto a que los apóstoles adoraban en el séptimo día y enseñaron a otros a hacer lo mismo. Las mujeres que seguían a Jesús guardaban el séptimo día Sábado (Lucas 23:56). Pablo guardó el Sábado del séptimo día, mientras llevaba el Evangelio a los gentiles (Hechos 16:13, 17:02, 18:04). Juan lo guardó durante su exilio en la isla de Patmos (Apocalipsis 1:10).

Jesús, el ejemplo supremo de todos los cristianos, guardó el Sábado al adorar constantemente en la sinagoga en Sábado (Marcos 06:02; Lucas 4:16). En ninguna ordeno que un día distinto fuese observado, ni solicito la abolición siquiera del más pequeño de los mandamientos (Mateo 5:17-19!) De hecho, la Escritura claramente registra que los redimidos de todas las naciones mantendrán el Sábado en la tierra nueva (Isaías 66:23).

Un cambio sutil
Incluso en ausencia de evidencia bíblica, gran parte del mundo cristiano ve a domingo, el primer día, como el día de descanso cristiano. ¿Cuándo y cómo llegó a esto? El cambio ocurrió poco a poco, empezando por unos 300 años después de que Jesús regresó al cielo.

Los romanos paganos llamaban el primer día de la semana "el venerable día del sol", o el día del sol. Los cristianos gentiles y judíos igualmente eran observadores del Sábado, mientras que todos los politeístas, religiones paganas (muchos dioses), centraron su culto al sol el primer día de la semana. Sin embargo, en el Imperio Romano los judíos eran "una mosca en la sopa", ya que constantemente se rebelaron y sus monoteístas, la religión (un solo Dios), estaban en contra de todas las demás. Debido a que los judíos guardaban el Sábado, todos los observadores del Sábado se convirtieron altamente impopulares por asociación.

En el año 313 D.C., el emperador romano Constantino, que había sido un adorador pagano al sol, nominalmente aceptó al cristianismo y lo puse en práctica la primera ley de culto dominical. Muchos de los cristianos gentiles rápidamente aceptaron este cambio en un esfuerzo por distanciarse de los odiosos judíos a causa de su día de culto común.

Constantino trató de facilitarle a los paganos en su reino el abrazar su nueva religión políticamente correcta. Así que animó a todos los cristianos a adoptar las fiestas paganas solares cambiando el nombre de ellos después del Dios cristiano o varios santos cristianos. Los cristianos sinceros resistieron este compromiso, pero porque la mayoría estaban dispuestos a rendirse, fueron pronto vencidos. Durante un período de varios cientos de años el domingo poco a poco se conocía como el día de reposo cristiano y respetado como tal.

Argumentos Comunes
Cuando los cristianos modernos descubren y abrasan la verdad del Sábado bíblico suelen encontrarse con una lluvia de diferentes argumentos. Normalmente esta oposición viene de otros cristianos que se sienten obligados al punto de obsesionarse para disuadirlos de su posición bíblica. Estos argumentos contradictorios a menudo sirven para convencerlos más de que desalentarlos.

Un señor que trabajaba en una cadena de supermercados grandes en el Medio Oeste, a través del estudio de las Escrituras, descubrió la verdad del Sábado. Estaba tan emocionado con esta verdadera y bendecida revelación que de inmediato fue a sus jefes y les dijo que él ya no estaba disponible para trabajar desde el atardecer del viernes hasta el anochecer del Sábado. Durante la semana siguiente se le acercó a cada trabajador en su departamento con una serie de argumentos para que lo siguieran en su nuevo compromiso “anti-tradición” y observaran el Sábado.

El primero le dijo que la Biblia dice: " Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente." (Romanos 14:5). El compañero de trabajo trató de explicar que el texto significaba que podía hacer lo que parecía bien a él y que él no estaba obligado a mantener ningún día en particular.

“Está bien”, respondió su amigo. "Me tomaré el día de reposo. Estoy plenamente convencido de que ese es el día para guardar".

Al ver el fracaso de su historia, otro trabajador se acercó al observador del Sábado con este argumento. "En realidad no significa que tenemos que seguir el Sábado. Lo que la Biblia realmente quiere decir es que debemos descansar cada séptimo día y no importa qué día empezamos a contar con tal de que descansamos un día en una secuencia de siete. "

“Está bien,” contestó. "Si no importa, voy a tomar el Sábado como un día mi en siete".

El próximo compañero de trabajo le dijo que en el Nuevo Testamento no hubo un día específico reservado para la adoración. "Se supone que debes guardar cada día santo", explicó.

El nuevo observador del Sábado respondió: "yo creo que se debe adorar a Dios todos los días, pero si estoy guardando todos los días santos y parando de trabajar. Eso no sería santo, sería ser perezoso".

Otro trabajador le dijo que el Sábado fue sólo para los judíos. El nuevo observador del Sábado preguntó: "¿Entonces por qué Jesús dijo:" El Sábado ha sido instituido para el hombre (Marcos 2:27). Esa es una manera chistosa de escribir "judío". ¿Era Adán un judío cuando Jesús compartió el primer Sábado con él en el jardín del Edén?

Otro le dijo que no era necesario cumplir los Diez Mandamientos, porque ya no estamos bajo la ley sino bajo la gracia. "¿Estás diciendo que ahora puedo robarte tu dinero y codiciar a su esposa?," éste respondió.

Una noche, durante una serie evangelística estaba presentando la verdad del Sábado cuando un ministro dominical me interrumpió. Dijo que yo estaba enseñando "legalismo". Le pregunté al hombre si él creía que Dios quería que cumpliéramos los Diez Mandamientos. Al principio, dijo, "No." Luego, cuando se dio cuenta de lo ridículo que sonaba, cambió su respuesta, "Sí". Pero luego añadió rápidamente: "Nueve de ellos."

“Así que”, le respondí, "¿me estás diciendo que el único mandamiento que Dios quiere que olvidamos es el único que comienza con la amonestación de “Acuérdate”?" Salió de la reunión con una cara roja y nunca regresó.

Otro pastor se avergonzada cuando dijo: "El calendario ha sido modificado en varias ocasiones por lo que no se puede realmente saber qué día es el séptimo día."

"Si eso fuera cierto", le contesté, "¿entonces supongo que usted tampoco sabría qué día seria el domingo? Pero sigue siendo cierto el hecho de que ningún ajuste al calendario ha tenido algún efecto sobre el ciclo semanal."

No hay duda acerca de qué día es el séptimo día. Cualquier diccionario le dirán: "Sa-ba-do: código sustantivo, abreviación del séptimo día de la semana."

La Biblia claramente nos dice que Jesús murió el viernes, descansó en la tumba en el Sábado de Su obra de salvar al hombre, luego se levantó la mañana del domingo para continuar su obra como nuestro Sumo Sacerdote (Lucas 23:54; Hebreos 7:25).

De hecho, en más de los 145 idiomas del mundo más importantes, la palabra usada para el séptimo día es el equivalente a la palabra Sábado o día de descanso. Como el español, Sábado, o el ruso, Subotah.

Otro hombre creativo me dijo que, "Cuando el sol se detuvo en los días de Josué, ¡el Sábado se convirtió en Domingo"!

Todos estos intentos complicado prescindir de la simple orden de Dios, son pruebas convicentes de que muchas iglesias se están construyendo sobre la arena de la tradición popular. Jesús dijo: "Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. ... Bien invalidáis el mandamiento de Dios, para que podáis guardar vuestra tradición" (Marcos 7:7, 9).

Argumentos contradictorios resaltan el gran problema asociado a deshacerse del Sábado. Es imposible justificar el abandono del Sábado sin deshacerse de la totalidad de la ley terminan tirando al bebé con todo y el agua del baño. Santiago señala que incluso se romper uno de los Diez Mandamientos nos hace culpables de violar el todos. "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos" (Santiago 2:10).

Un versículo crucial
Algunos cristianos creen sinceramente que toda la ley, incluyendo el Sábado, llegó a su fin con la muerte de Jesús. Esta gente apunta los versículos tan gastado en Colosenses 2, tal como la evidencia: "anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio, clavándolo en la cruz;... Que nadie hombre, por tanto os juzgue en comida o en bebida, o respecto a días de fiesta, o de la luna nueva, o de Sábados: lo cual es sombra de lo que vendrá "(versículos 14, 16, 17).

Sin embargo, deshacerse de la ley es una cosa imprudente y peligrosa. Los cuatro primeros mandamientos definen nuestra responsabilidad con nuestro Creador. Los últimos seis son el fundamento de todo derecho civil humano. Si la ley moral fuera rescindidas, no habría lugar seguro en la tierra para nadie.

Pablo dice: "Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados" (Romanos 2:13). También añade: "La ley es santa, y el mandamiento santo, y justo, y bueno" (7:12).

Entonces, ¿qué quieren decir los versículos en Colosenses? Hay dos leyes primarias que las Escrituras enseñan: la ley moral de los Diez Mandamientos y la ley ceremonial que contiene las ordenanzas. Una de ellas fue escrita por el dedo de Dios sobre la piedra y el otro por la mano de Moisés en el pergamino.

Observe cómo Deuteronomio 4 hace distinción entre los dos:

Ley Moral: "Y él os anunció su pacto, que él mandó poner por obra, hasta diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra" (Deuteronomio 4:13).

Ley Ceremonial: "A mí también me mandó Jehová en aquel tiempo que os enseñase los estatutos y juicios, para que los pusieseis por obra en la tierra a la cual pasáis a tomar posesión de ella." (Deuteronomio 4:14).

Colosenses 2:14 nos dice que la ley que fue clavada a la cruz era la escritura a mano "de las ordenanzas", no la escritura hecha por el dedo. Y ¿Cuál ley fue esa? "nunca más quitaré el pie de Israel de la tierra que yo entregué a vuestros padres, a condición de que guarden y hagan todas las cosas que yo les he mandado, toda la ley, los estatutos, y los preceptos, por medio de Moisés" (2ª de Crónicas 33:8). La ley que fue clavada en la cruz en 2ª de Colosenses era la que estaba escrita en papel y "contra nosotros". (Además, es muy difícil de clavar tablas de piedra a cualquier cosa.)

(Deuteronomio 31:26). La ley de los Diez Mandamientos, escritos por el dedo de Dios en tablas de piedra, estaban dentro del arca, la ley ceremonial, escrita por la mano de Moisés, fue colocada en un bolsillo en el lado del arca.

Así podemos ver que la 2ª de Colosenses habla de las leyes ceremoniales y Sábados anuales (fiestas) que fueron clavadas en la cruz. Es por eso que cuando Jesús murió, el velo del templo fue arrancado (Mateo 27:51).

Lamentablemente, la mayoría de la nación judía se ocupaba tanto en los tipos y las sombras que no pudieron ver el cumplimiento de esos símbolos mesiánicos en Jesús. Incluso la Iglesia cristiana tenía una época difícil para separar la sombra y de la realidad. Algunos cristianos judíos exigía que todos los gentiles convertidos a respetar todas las ceremonias judías que apuntaba al Mesías. Por alguna razón todavía no veían el gran acontecimiento de que la venida del Mesías había acabado con la necesidad de estos tipos y sombras. Por eso el apóstol Pablo exhorta a los cristianos de Colosas a no permitir que nadie los juzgue en relación con los días de reposo ", que son una sombra de lo que vendrá" (Colosenses 2:17).

¡Dios no cambia!
Pero, ¿qué si seguimos la ley y sólo cambiamos el mandamiento del Sábado de la adoración del séptimo día a la adoración del primer día? El primer obstáculo es que ese cambio simplemente no es bíblico. Eso realmente hace imposible para cualquiera santificar el domingo. Mire, el mandamiento no dice que hagamos el día Sábado santo. Dice que Dios lo hizo santo y lo apartó para uso sagrado (lo santificó). No podemos encontrar ningún lugar en la Escritura donde Dios haya transferido la santidad del Sábado al domingo. Por lo tanto, no hay manera de mantener el primer día santo, puesto que no es santo en el primer lugar.

Ultimadamente uno tiene que hacerse la difícil pregunta. Puesto que Jesús hizo el Sábado antes de la entrada del pecado, y lo que Dios bendice es bendito por los siglos (1ª de Crónicas 17:27), ¿Por qué habría necesidad de cambiar su propia ley eterna? Él declara, "Yo soy el Señor, no cambio" (Malaquías 3:6!)

Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8). ¿Por qué Dios escribiría el mandamiento del Sábado en piedra con su propio dedo, lo dijo con su propia voz, y luego lo cambió sin producir ni siquiera hacer alguna vaga referencia en la biblia?

El cuestión final es determinar el por qué Dios hizo el Sábado y qué posible ventaja podría tener el cambiarlo. Por un lado, Dios quería que el hombre y los animales domésticos disfrutaran el descanso físico de ese día. Durante la Revolución Francesa, en la reacción contra el abuso de la iglesia, los líderes ateos pidieron acabar con todo lo religioso. Incluido en la prohibición religiosa estaba un cambio en el ciclo semanal. No pudieron encontrar ninguna razón astronómica por la cual la semana es de siete días, por lo que se llegó a la conclusión de que el ciclo semanal era intrínsecamente religioso. Lo sustituyeron con un ciclo de trabajo de diez días, pero pronto se descubrió que no sólo estaban descontentos a causa del agotamiento físico, sino también los animales de tiro estaban fatigados constantemente. No pasó mucho tiempo antes de que Francia volviera a la semana de siete días.

Pero el descanso físico era sólo una pequeña parte de toda la bendición que Dios tenía en mente para la humanidad. Dios quiere disfrutar de la comunión espiritual con sus seres creados. La Biblia no da ninguna indicación de que había una semana o un día de reposo en el cielo antes de la Creación. El Sábado fue hecho para el hombre, no para los ángeles. Sin embargo, Dios se pone tan contento que él tiene la intención de guardarlo con nosotros por toda la eternidad. Algún día se mudará su capital universal a esta tierra (Apocalipsis, capítulo 21), e invita a todos los redimidos para reunirse con Él el Sábado cada semana (Isaías 66:23).

El Sábado es, entre otras cosas, un memorial del poder creador y redentor de Dios. Es también un signo de su poder recreativo en nuestras vidas. "Por otra parte también les di mis Sábados, para ser una señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico" (Ezequiel 20:12).

El descanso del Sábado semanal se señala también como el descanso eterno que Dios está preparando para los redimidos (Hebreos 4:1-11). Este descanso se caracterizó por entrar en la tierra prometida por el antiguo Israel. El Israel espiritual confía en la promesa de una tierra nueva "en el cual mora la justicia" (2 Pedro 3:13).

"Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. " (Hebreos 4:01).

Jesus le invita ahora a experimentar el descanso físico y espiritual de este día bendito en Su presencia.

"Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. "(Mateo 11:28-30).

_____________________

1. Enciclopedia Colliers, vol. 7, página 212.
2. El Diccionario American Heritage ® de la Lengua Inglesa, Tercera edición.