Bookmark and Share    
 
Sabbath Observance Through the Centuries
Observancia del Sábado a través de los siglos

Siglo I



INSTITUCIÓN DEL SÁBADO

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”. Génesis 2:1-3

JESÚS
“Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y entró, conforme a su costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó a leer" (Lucas 4:16).
“Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (Mateos 19:16,17).
“Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado” (Mateos 24:20).
Jesús pidió que sus discípulos oraran para que su huída de la sentenciada ciudad de Jerusalén no sucediera en el día sábado. Esta huída ocurrió en el 70 d. C. (40 años después de la Crucifixión).

SUS SEGUIDORES
“Y vueltas, aparejaron [drogas] aromáticas y ungüentos; y reposaron el sábado, conforme al mandamiento” (Lucas 23: 56).

PABLO
“Y Pablo, como acostumbraba, entró a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras" (Hechos 17:2).

PABLO Y LOS GENTILES
Y saliendo ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el sábado siguiente les hablasen estas palabras… Y el sábado siguiente se juntó casi toda la ciudad a oír la Palabra de Dios” (Hechos 13: 42, 44).

Encontramos aquí que los gentiles en una ciudad gentil se reunían en sábado. No era una reunión en una sinagoga lo que dice el versículo 44, sino que toda la ciudad se juntaba. El vers. 42 dice que ellos pidieron escuchar el mensaje nuevamente el “sábado siguiente”.
Y note este punto: la Biblia no dice que es “el antiguo sábado judío lo que quedó abolido” sino que el Espíritu de Dios, quien inspiró el Libro de los Hechos, unos 30 años después de la Crucifixión, lo llama, “el sábado siguiente”.

JUAN
“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor” (Apoc. 1:1) (Marcos 2:28, Isa. 58:13, Éxod. 20:10, claramente muestran que el sábado es el día del Señor).

JOSEFO
“No existe ninguna ciudad griega, ni ninguna ciudad de los bárbaros, ni ninguna otra nación en lo absoluto, adonde nuestra costumbre de descansar el día sábado no haya llegado” (M’Clatchie, Notas y Consultas sobre China y Japón (editado por Dennys), Vol 4, Nums. 7, 8, pág. 100).

FILÓN
Declara que el día sábado es un festival, no de esta o aquella ciudad , sino del universo entero. (Notas y Consultas, Vol. 4, 99).