Bookmark and Share    
 
Sabbath Observance Through the Centuries
Observancia del Sábado a través de los siglos

Siglo II

LOS PRIMEROS CRISTIANOS
“Los primeros cristianos mostraban gran respeto por el sábado, y pasaban el día en devocionales y sermones. Y no existen dudas de que ellos derivaran esta práctica de los mismos apóstoles, según se encuentra en varias escrituras al respecto” (Diálogos sobre el Día del Señor, p. 189. Londres: 1701, por el Dr. T.H. Morer (Una Iglesia de la divina Inglaterra).

“… El sábado se constituyó en un fuerte vínculo que los unía a la vida de toda la gente, y por guardar el santo sábado, ellos no sólo siguieron el ejemplo sino también el mandamiento de Jesús” (Geschichte des Sonntags, pp. 13, 14).

LOS CRISTIANOS DEL SIGLO II
“Los cristianos gentiles también observaban el sábado” (Gieseler de la historia de la iglesia, Vol.1, cap. 2, par. 30, 93).

LOS PRIMEROS CRISTIANOS
“A decir verdad, los primeros cristianos guardaban el sábado de los judíos;… por lo tanto, toda la cristiandad junta, durante mucho tiempo, mantuvo sus reuniones en sábado, día en el cual se leían algunas porciones de la ley: y esto continuó así hasta el Concilio de Laodicea” (Obras completas de Jeremy Taylor, vol. IX, p. 416 (Edición de R. Heber, vol. XII, P. 416).

LA IGLESIA PRIMITIVA
“Es verdad que el antiguo sábado permaneció y fue observado (junto con la celebración del Día del Señor) por los cristianos de la Iglesia Oriental, por más de trescientos años después de la muerte de nuestro Salvador” (“Learned Treatise of the Sabbath [Tratado docto sobre el sábado] pág 77).

Nota: Al decir “Día del Señor” el escritor se está refiriendo al domingo y no al verdadero sábado”, el cual la Biblia dice que es el sábado. Esta cita muestra cómo el domingo estaba entrando en uso durante los primeros siglos, poco después de la muerte de los apóstoles. El apóstol Pablo predijo una gran “caída” de la verdad que tendría lugar poco después de su muerte.

SIGLOS II, III Y IV
“La santa observancia del sábado de los judíos continuó desde el tiempo de los apóstoles hasta el Concilio de Laodicea, que fue alrededor del año 364, como puede ser probado por muchos autores: fue así, no obstante, lo dispuesto en el Concilio en contra de éste” (Sunday a Sabbath [El domingo en sábado], John Ley, p.163. Londres: 1640).