Bookmark and Share    
 
Frequently Asked Questions
Preguntas y respuestas frecuentes
Es verdad que Jesús resusitó el primer día de la semana, pero en ninguna parte existe la más leve insinuación en la biblia para que alguien guarde ese día santo. La base para guardar el sábado es la orden directa escrita por mano de Dios.

Muchos acontecimientos maravillosos ocurrieron en ciertos días de la semana, pero no tenemos no tenemos la orden de mantenerlos santos. Jesús murió por nuestros pecados el dia viernes. Ese es probablemente el acontecimiento más significativo de toda la historia registrada. Marca el momento que mi oración de muerte fue conmutada y mi salvación asegurada. Pero ningún texto en la biblia da pista que debemos guardar este día como significativo. Fue un momento dramático cuando Jesús desendió del sepulcro ese domingo por la mañana, pero no hay centella de evidencia bíblica que debamos guardarlo en honor a su resurrección. No ha sido registrado en las sagradas escrituras que debamos guardar ni por un instante el domingo.

Hay, por supuesto, una conmemoración de la resurrección ordenada en la biblia, pero no es el guardar el domingo. Pablo escribió: “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Romanos 6:4

El bautismo es una conmemoración a la muerte, la sepultura y la resurrección de Cristo. Aquellos que creen que guardar el domingo es honrar su resurrección, citan la reunión en la sala superior de los discípulos el mismo día que el descendió del sepulcro. Para ellos ésa reunión fue para celebrar su resurrección. Pero al leer los acontecimientos de la biblia, descubrimos que las circunstancias eran absolutamente diferentes. Lucas nos dice que, aun cuando los discípulos enfrentaron con la historia de María Magdalena como testigo presencial, ellos “no le creyeron.” “Pero después se les apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo. Ellos fueron y lo hicieron saber a los otros; y ni aun a ellos creyeron. Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. “Marcos 16:12 - 14.

Obviamente, ningunos de esos discípulos superiores creyeron que había resusitado, así que no podían celebrar jubilosamente la resurrección. Juan explica la razón por la cual estaban reunidos en las siguientes palabras: “estaban las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos.” San Juan 20:19
Página: 1 Of 1Primero  Previous  1  Next  Ultimo